Chica de Papel publica el videoclip “Detrás del telón” en apoyo a #noennuestronombre

Cierra la puerta, apaga la luz, dale volumen. Disfruta de nuestro último videoclip, si. Pero empápate de él. No lo veas como espectador, sino como participante. Deja que te cale, deja que remueva en ti el espíritu del cambio necesario, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Todo empieza con quién ves en el espejo. No somos ajenos, somos problema; pero también somos solución. El cambio pasa irremediablemente por abrir los ojos, tomar consciencia y pensar como especie. Deja que te cale. Solo apuntando a los que están tras el telón podemos pasar de ser problema a ser solución. De ser ganado a emplear el sentido común en pos de la felicidad y la autorrealización personal propia y del mundo entero. Abre tu mente.

“Detrás del telón” pone en evidencia a través de las imágenes que lo componen, la ineficacia y la sinrazón humana a la hora de cumplir su meta de ser feliz. Con una letra y unas imágenes que nos invitan a reflexionar sobre a quiénes les interesa este estado de cosas. Quién sale ganando con el negocio que suponen las guerras, como nos engañan a través de atentados de falsa bandera. Quién manipula los medios de información para crear un enemigo común e inexistente que agitan para recortar libertades sociales a la par que hacen negocios con petróleo desangrando a otros países y sus recursos naturales. “Detrás del telón” sublima la idea del que el mundo es un escenario, y nosotros actores involuntarios interpretando un guión copado de ideas ajenas que hacemos propias. Ya supone algo grave ser objeto de manipulaciones globales en el primer mundo, aunque las víctimas mas desfavorecidas del sistema teatral en el que nos encontramos, son las que siempre fueron: los países ricos en petróleo que, curiosamente, coinciden con los mas pobres y los politicamente mas desestabilizados del globo.

Por último, el videoclip supone un granito de arena para reivindicar el “No a la guerra” en las distintas formas en las que se están dando en el marco de la guerra contra el terrorismo internacional, con lemas como “No en nuestro nombre” o “No en mi nombre”. Por que la libertad real la puede ejercer quien es consciente y no quien crea serlo.