La música de “WIF, The Battle Soccer”, ya a la venta en Bandcamp

Celebramos las mas de 5000 descargas del videojuego, poniendo a la venta su música. La música del divertido juego para Android y iOS “WIF, The Battle Soccer”, la tenéis a la venta a 3,95€.
Se compone de las cinco piezas totales que forman la música del juego.
Muy pronto, tendréis disponible la OST en iTunes, Google Play, y otras plataformas de venta, además en Streaming en Spotify y Youtube.
 
Hazte con la OST aquí
Descarga el juego aquí!
 a1639311151_10

Corredor hacia la muerte. Una visión llena de vida.

Esta semana nos toca adentrarnos en la oscuridad. Saber que vas a morir y cuándo ocurrirá provoca reflexiones sobre la vida, preguntándonos qué hicimos bien y qué hicimos mal. Un análisis que pocos podrían hacer antes de volverse loco.

Puedes leer el relato a la vez que escuchas la pieza tanto en esta misma web como en la descripción del video en la web directa de Youtube.

RELATO

PASSAGE TO DEATH

Se despertó sólo en medio de suciedad, hedor y oscuridad. Con las manos atrapadas en grilletes de pared, solo podía permanecer inmóvil esperando noticias sobre su devenir. Aquella infecta prisión no presagiaba buenos augurios. Tampoco era una celda habitual de nuestros días, sino un habitáculo de piedras que lucían azuladas por la luz de un cielo que estaba pronto a amanecer. Cuanto más se intuía el sol, más se daba cuenta de que su suerte acabaría cuando la luna se marche y los pájaros canten. El amanecer era la hora tradicional de las ejecuciones y ese parecía su macabro destino.

Se revolvía entre el hormigueo de sus brazos dormidos por la falta de circulación y por la angustia de saberse destruido en poco tiempo. Su vida paseaba por su mente e intentaba inundar sus neuronas de buenos recuerdos para paliar su futuro próximo. No lo conseguía. No importaba que pensara en su amada, en su vida llena de emociones y aventuras. De sus recuerdos en la calle, hurtando un poco de comida que a veces acababa compartiendo con niños pobres. Tampoco le servía pensar en esa última etapa de su vida en la que todo parecía ir mejor y en la que los problemas parecían diluirse. Su tradicional positividad en el enfoque que le daba a la vida tampoco afloraba en estos momentos, ni siquiera su mesura y madurez daban pábulo a la asunción de la nueva circunstancia.
Cuando estaba inmerso en esa lucha interna para sobreponerse emocionalmente e intentar buscar soluciones, escuchó los pasos de personas que se acercaban.

Eran al menos dos individuos, a los que oía cada vez mas cerca haciendo que su garganta tragara saliva mientras le caían gotas de sudor frío cara abajo. Para cuando los pasos callaron, la cerradura de la puerta sonó mientras se abría. Efectivamente, dos guardias de considerable tamaño se colocaron a dos metros del reo cuando uno de ellos le espetó: “llegó tu hora”. Tomaron al prisionero, le quitaron los grilletes y le vendaron los ojos. Empezó entonces un desfile a través de largos pasillos palaciegos y puentes exteriores que ya bañaba el sol y que el reo podía entrever por el vendaje.
El corazón le latía muy fuerte y sabía que ese camino era el camino directo hacía su muerte. Cuando llevaban unos minutos paseando, a lo lejos, al final del puente, divisaba una estructura y a una tercera figura humana. Se fue acercando y acercando y se confirmaron sus peores presagios. El camino se terminaba allí.
Uno de los guardas le quitó, aún sin haber llegado al final, el vendaje. Palideció cuando vio una guillotina y al ejecutor, impertérrito. Se vió forzado a colocar su cabeza en aquel invento diabólico mientras el verdugo le colocaba una capucha. Tras un segundo paralizado por el miedo, la hoja cayó y acabó con su vida inmisericordemente.

De nada sirvieron los ruegos que lanzaba a Dios desde su fuero interno. La justicia injusta había hecho, por enésima vez, acto de presencia y sus sueños y objetivos quedaron cercenados para siempre. Si bien no fue el primero, tampoco sería el último. Mientras la rueda de la sin razón no parece desgastarse a pesar del excesivo uso, dando igual épocas, naciones, civilización o religión. La humanidad siempre se creyó dueña de la misma vida llegando incluso a institucionalizar la muerte a través de ejecuciones o guerras.
Las campanas hoy redoblan por él y por su alma, aunque éstas también dejarán de sonar mientras los reyes siguen en sus placeres, el mercado se llena de compradores, los transeúntes transitan y el cura da su sermón.
Que descanse en paz.

Relato de: Paco Mitos

“Pezadilla”, el nuevo corto adornado con mi música

“Pezadilla, el remake” es el nombre de un nuevo corto publicado en Youtube por un grupo de estudiantes de Comunicación Audiovisual de la Universidad Rovira y Virgili de Tarragona, como proyecto de fin de carrera. También cuenta con el honor de haber ganado el primer premio de cuantos fueron presentados el pasado jueves 26 en la propia universidad.

“Pezadilla, el remake” combina terror con humor mientras hace guiños a la legendaria saga “Pesadilla en Elm Street”. A pesar de no ser un producto profesional, se vislumbra una cierta técnica profesional en cuanto a lo técnico. Planos de buen gusto, diversos recursos de cámara y una música ajustada (que no será publicada a corto plazo).

Como véis, vivo una época muy activa en cuanto a composición tras la publicación del videojuego “WIF, The battle Soccer”, que esperemos que siga en racha.

Este es el corto. Lo tenéis también en mi canal, en la lista de “Cortos con mi música”.

Ya en Play Store “WIF, The Battle Soccer”, con banda sonora de mi firma

Ya tenéis disponible en Play Store (entre otras plataformas) “WIF, The Battle Soccer”, un videojuego para moviles y tablets, de la empresa Chibig” que hará las delicidas de grandes y pequeños. “The Battle Soccer” se nos `presenta como un videojuego de futbol, pero entre magos, hechizos y otros elementos fantásticos dándole un toque RPG al mundo del fútbol. Una fórmula parecida ya usaría Nintendo al aplicar elementos fantásticos al mundo de las carreras con “Super Mario Kart”.

La banda sonora que he compuesto y producido para esta producción tiene tintes de antaño. Su estilo retro recuerda a la Super Nintendo o la Mega Drive, siendo melodías pegadizas y simpáticas, acordes a los escenarios (campos de juego) que se vayan presentando. Espero que os guste. Os dejo aquí el enlace.

Podréis disfrutar de la banda sonora en algunos días en Spotify. Ya os avisaré por los distintos medios a mi alcance y también por la pagina de Facebook de Chibig 

 

Android_featured

Viviendo en el pasado. Reflexiones de un cuerpo envejecido.

Esta semana toca seguir desgajando “Anthology of sadness” y lo hacemos con la publicación de “Living in the past” acompañado de un relato hilvanando pensamientos de una vida que está próxima a acabarse. Reflexiones de todo un cúmulo de experiencias que dejamos reflejadas aquí.

Puedes leer el relato a la vez que escuchas la pieza tanto en esta misma web como en la descripción del video en la web directa de Youtube.

 

 

RELATO:
LIVING IN THE PAST

Llegaba al final de sus días, aunque con la suficiente lucidez como para hacerse miles de preguntas. Es cierto… Había aprendido millones de cosas a lo largo de su vida. Acumulaba vastas dosis de aprendizaje fruto de su intensa y larga vida. Pero sin embargo, aún atesoraba grandes interrogantes. Eran pocos, pero… !qué interrogantes!. Ello en cierto modo dinamitaba su futuro y empequeñecía su sapiencia lo que le convertia en pasto de la incertidumbre por lo que vendrá y por lo que dejaba aquí: una vida de inquietudes, de proyectos, de ilusiones. Sus arrugas le recordaban a diario que sus momentos en la Tierra se agotaban. Sus achaques le devolvían a la realidad tras las plácidas noches de sueño. Y sus ilusiones avanzaban mirando de reojo al dictador implacable del tiempo.

Sus días de pensamientos neutros, de dudas sin implicación emocional, iban ganando terreno. No solo dispondría de poco tiempo, sino que ademas lo empleó inconscientemente en divagar sobre la falta del mismo. Aunque lo peor estaba por venir cuando sus reflexiones acerca del paso a mejor vida
dejaron de ser neutras para ser poseidas por el miedo y el desasosiego.

No era él hombre de alma mohina. No se quedaba sentado a la espera de aquella de la guadaña como tantos contemporáneos. Era un hombre con sueños. Con el cuerpo tan viejo como el espíritu joven, a quien se le cercenaría su futuro en pos de cumplir con el sagrado e irremisible proceso entrópico de las cosas.
Su cerebro, viejo pero en forma, recurrió al pasado para sobrevivir a tanto interrogante. Comenzó a imbuirse en los recuerdos de su juventud, en los que fueron sus mejores amigos, en cómo conoció a su mujer o en cuando vió la luz al descubrir su elemento. Desgajó cada sensación, cada recoveco de sus recuerdos fue explorado en ese viaje que se alargó durante meses.
Para cuando se vino a dar cuenta no pudo enfrentar aquellas ilusiones y proyectos que tenía en mente. Entendió entonces que su viaje al pasado no era más que la toma de impulso hacia su inminente futuro, ya divorciado de su cárcel corpórea.

Relato de: Paco Mitos

Publicamos “Prince´s death”, la historia de una sangrienta batalla

Esta semana os dejamos con “Prince´s death”, la historia de una sangrienta batalla. Como siempre, adjuntamos video, con la pieza más un relato corto para ser leído mientras escuchamos esta corta pero descriptiva pieza acerca de lo que está ocurriendo. Bajo la pluma de Paco Mitos y Evelyn Ruiz, os dejamos con la historia que podéis leer a continuación debajo del video (en la descripción del mismo en Youtube).

RELATO:
PRINCE`S DEATH

COURT STORIES
Miraban a ambos lados; todo carecía de interés. Ya no importaba contra quien peleaba, ya no importaba a quienes representaban. Ríos de sangre teñían el lugar y el alba pintaba mas rojo que nunca. Todos padecían bajo el mismo lamento, una batalla más, un instante menos mientras personas inmóviles rodeaban la plaza. La misma que de día lucía una vitalidad inmensa, había sucumbido ante el invasor, ante la terrible sed de poder.

El mismo príncipe valiente, tenaz, que había avistado la muerte de su padre, al que estaba decidido a vengar, había caído.
Ya no había justicia en sus ojos. No había un halo de venganza que lo rodeara, solo el frío, el frío mas intenso que atravesó su cuerpo, con aquella espada, la misma que aún se encontraba bañada por la sangre de su padre.
Mientras tanto, aquel que le arrebató su suerte, no daba crédito a lo ocurrido. Consiguió derrocar al rey y al príncipe tras la previa entrada de sus tropas. Todo le pertenecía. Se supo vencedor en el momento en el que contempló el ultimo aliento que quedó atrapado en la boca de su contrincante mientras miraba la desesperación y el miedo en la cara de los vasallos ante semejante circunstancia.

El reino entero sufría la injusticia en sus rostros.
Corte y pueblo por primera vez igualados bajo la inseguridad y el estupor de saberse parte de un nuevo reino. Sin haberse movido de sus casas, acabarían estando en otro reino. Ya nada seria como antes ¿A quien le deberán pleitesia? ¿Que nueva bandera decidiría su destino?

Relato corto de: Evelyn Ruiz y Paco Mitos

Publicamos “Court Stories”, con relato corto de Jose Callado

Esta semana toca seguir publicando los relatos cortos para celebrar los cuatro años de la salida de “Anthology of Sadness”. Pretendemos darle una historia a las piezas que van sonando de manera que al darle al play, puedas leer el relato pausadamente. Le toca a “Court Stories”, la historia de una desgraciada familia real allá en la edad media. Y es que no hay que considerarse invencibles cuando se está en la cima del poder…

RELATO:

COURT STORIES
La corte sonreía y la felicidad rebosaba en cada rincón del reino. Era tiempos de paz y armonía. La guerra terminó y su victoria trajo calma y tranquilidad a cada uno de los habitantes.
Los reyes veían bailar a sus doncellas. Los príncipes y otros niños jugaban por los recovecos del enorme salón.
El bufón brincaba recorriendo las mesas de los presentes mientras las mujeres intentaban ocultar sus amplias risas tras sus abanicos bordados.

Las doncellas sonreían esperando a la orden para que pudieran servir más comida.
Puntualmente alguna joven se atrevía a bailar en el centro con su acompañante meciendo su traje de varias capas al son de la música que tocaba la banda a pocos metros del altar.
Los brindis se sucedían salpicando las mesas con cerveza y vino cayendo sobre ellas. De vez en cuando alguien gritaba al aire: “Vivan nuestros reyes que nos han traído la prosperidad”.
Las risas llenaban el salón, celebrando simplemente que había paz.

Comenzaron a servir la comida, y nadie quiso dejar de probar el delicioso manjar que las dos nuevas cocineras habían preparado para los comensales. Dos chicas virtuosas recién llegadas de algún lugar de los dominios del reino.
Con cada sorbo a las bebidas, con cada cucharada que se llevaban a la boca, los rostros de las dos cocineras se fueron llenando de felicidad incluso llegando a desencajarse en un momento determinado. Esas dos jovenes, huérfanas de guerra clamaban venganza sobre el reino que mató a su familia.
Ese ingrediente especial que añadieron a la comida haría justicia divina.

Muy lentamente, los comensales fueron llevando sus manos a sus gargantas. Se miraban unos a otros buscando algo que explicase qué estaba ocurriendo.
Algunos comenzaron con espasmos, otros con vómitos, y la mayoría sangraba por la nariz y los oidos. Los reyes cayeron, así como su pueblo, como un castillo de naipes.
“La guerra es guerra, y mueren en ambos bandos”.
Ambas jovenes se miraron y brindaron una delicada copa de cristal con el ingrediente especial. Bebieron de su letal pócima y se abrazaron para reunirse con sus padres.

Relato corto de: Jose Callado (https://www.youtube.com/user/JexosChannel)

Publicamos “He´s back”, la historia de una madre que espera a su marido de la guerra

Esta semana, toca relato corto. Y esta vez os dejamos con la historia de una madre de familia humilde, que tiene a su marido y padre de sus hijos a miles de kilómetros en la enésima guerra estúpida organizada por los que no están en el campo de batalla. Hoy es feliz por que su amado regresa a casa. Dale al play y lee su historia completa…

HE´S BACK

Corrían otros tiempos. Cuando las guerras eran sobre tierra y no había mas que algúnos pájaros de metal. Cuando los ejercitos se movilizaban sin mas motor que sus piernas hacia las trincheras.
Hoy era el día para ella. La espera la carcomía por dentro y apenas podía aguantar más: hoy llegaba su marido que durante meses había estado en otra estúpida guerra. Lloraba, no solo por que la espera tocara a su fin, sino también por el alivio a tanta angustia e incertidumbre de saber si el hijo que esperaba podría conocer a su padre o si su hermano de dos años podría criarse con este.
En el fondo, no era una vida deseable, pero él, un aguerrido patriota, creía en su trabajo y en el concepto de “patria”.
Hoy sobre las 14.00h estaba prevista la llegada del buque militar a puerto y todas las familias y altas autoridades se iban a dar cita allí para recibir a los héroes nacionales.
Aunque aún faltaban unas horas empezó a prepararse con mimo empezando por su vástago. Se había hecho muy grande tras ocho meses desde que su papá se fue. Tenía ropa nueva y ella lo pondría bien guapo para tan importante recibimiento. Ella, más que por el hecho de estar guapa, se arregló por disimular ante la sociedad e incluso ante su hombre, las huellas que en la cara le había dejado el alargado desasosiego en el tiempo. Tras hacerse un bonito peinado, y ataviada con un elegante traje premamá veige, metió a su hijo en el carro y salió de casa a paso lento. Tenía tiempo de sobra.
Pero el tiempo no fue malgastado en su mente. Pensaba en el futuro y en la inestabilidad emocional que le propiciaba la situación.

En ocasiones anteriores, se limitó a convivir con las incertidumbres propias del trabajo de su compañero. Pero la idea de poner sobre el tapete otras opciones era un clamor en su interior. Pesamientos como “¿qué sería de estos niños sin su padre?” o “¿por que prefiere su profesión aún arriesgando la vida?” le atormentaban en su paseo hacia el puerto.
Fueron pasando los minutos y a medida que podía observar en su inmediata lejanía la entrada al puerto, las elucubranciones se iban despejando para dejar paso a los nervios y a la emoción que empezaban a asomar.
Se unió a varios cientos de madres con sus hijos que esperaban en el muelle cuando, a los pocos minutos se divisaba a lo lejos el buque que los traía de vuelta. Las lágrimas empezaron a aflorar entre algunas mujeres. Muchas de ellas habían pasado profundas depresiones ante la incertidumbre, la ausencia de noticias o los retrasos del correo. Los niños, que oscilaban entre los meses de vida y pocos años, también tenían la mirada perdida en ese horizonte en busca de sus padres.

Con el barco ya a doscientos metros, los soldados desde la cubierta podían observar un mar de brazos alzados saludando efusivamente. También podían escuchar los gritos de bienvenida de sus familiares hacerse hueco entre el sonido sin alma de los motores del barco que disminuían revoluciones. Asi mismo, las mujeres y los crios se esforzaban en dejar claro el mensaje de “bienvenidos a casa”.

Al llegar a puerto, Un caudal de amor en forma de reencuentros se dió. Parejas emocionadas ante un abrazo cuya ausencia había hecho mella en el ánimo, niños que volvían a contar con un faro paterno y horas de sueños que se vuelven a asomar a las vidas de esas mujeres.
Su hijo de dos años, podría volver a disfrutar de su padre, mientras que el soldado podía contemplar por primera vez el protuberante vientre de su esposa y por enésima la sonriente y emocionada cara de esta.

Tras secarse mutuamente las lágrimas y recomponerse de abrazos fuertes y largos, la familia siguió su rumbo a casa. La felicidad iluminaba su camino y la alegría se revolcaba en él. Miradas cómplices con el pequeño subido a hombros de su padre, relatos de anécdotas ocurridas durante los ocho últimos meses en las vidas de ambos y el calor de la lumbre en la casa, adornarían la dicha de los próximos tiempos. Desafortunadamente, solo mientras que los señores de la guerra dejen de trabajar.

Relato corto de: Paco Mitos

Publicamos “Homesickness”, la historia de una joven lejos de su tierra

Seguimos con la celebración del cuarto aniversario de “Anthology of Sadness”. Esta vez, publicamos la historia de una joven que por razones obvias, ha tenido que emigrar de su país de origen en busca de futuro. La historia nos acerca a sus tribulaciones internas en las que se sentirán identificados todos aquellos que han tenido que emigrar en busca de una esperanza. No olvidéis que se trata de darle al play y, mientras suena la música, leer el relato de forma pausada.

HOMESICKNESS
Llevaba 3 años fuera, a miles de kilómetros de casa. La razón fue la de siempre. La que era común en la segunda década del Siglo XXI. La que afectaba a cientos de miles de jóvenes. Sin embargo, el que hubiera tanta gente en la misma situación, no le restaba ni un atisbo de drama a la situación. Lejos quedaron sus padres, su hermano y sus animales. Un perro y un gato a los que adoraba. También quedaron atrás la ciudad y todos los proyectos que se cimentaban en ella para procurarse ilusiones y estímulos como todo ser humano y que ahora estaba buscando fuera.
El hecho de llevar tres años en otro lugar, no hizo que su psicología anduviera alejada del “ya me acostumbraré”. Nada mas lejos de la realidad. Cada año, semana, mes y día le pesaban como una losa presa de su conclusión: “¿Para qué el bienestar laboral si no lo puedes compartir con tus seres queridos? ¿Para que la tan deseada estabilidad si realmente y lejos de tu familia, la inestabilidad pasa de la cartera al alma?” pensaba entre los cojines de su habitación.
En las antípodas de una conclusión satisfactoria, se iba a dormir esperando un nuevo día que sería igual que el anterior. Los mismos anhelos, la misma incertidumbre emocional y el mismo desasosiego la atenazaban.
De nada servían los intentos por alejar la mente de esa fina lluvia de pesar distrayéndose con aficiones, con nuevos amigos o pasiones. Esa lluvia fina se fue haciendo hueco mientras calaba en
su seno.

También reflexionaba sobre aquello de que todo tiene una parte positiva. Todo. “Aunque a veces no sepamos verlo mientras estamos inmersos en la corriente de los acontecimientos y no lo veamos. Y es que da igual… No se le puede poner ninguna barrera de contención a los hechos. Lo que tenga que pasar, pasará. Así pues, solo nos queda aprender de aquello que nos duele. Se trata de dejar que el daño nos encallezca lo justo y necesario para lidiar con las zancadillas del destino. Pero solo lo justo pues si se nos encallece el corazón y el alma, todo se vuelve plano. Las sensaciones no fluyen y nos hallaremos muertos en vida”.
Eran las lecciones que le daba la nostalgia. La que cada pocos días le hacía una visita y se quedaba a dormir. La que a veces se tomaba con ella el café de la sobremesa o la que se quedaba instalada en el teléfono recién acabada la charla con su madre.

Relato corto de: Paco Mitos